como evitar dependencias entre padres e hijos

Cómo evitar las dependencias entre padres e hijos

Continuando con nuestra serie de artículos sobre crecimiento personal, te presentamos en esta ocasión cómo evitar dependencias entre padres e hijos bajo un contexto de respeto y comunicación.

Dado que éste es un problema muy común en la vida familiar, hemos reunido algunos consejos para criar hijos autosuficientes (en caso de que éstos sean menores de edad) o bien ayudarlos a tener una vida independiente de sus padres (cuando se trata de hijos adultos).

Tipos de dependencias entre padres e hijos.

En la publicación anterior mostramos algunos ejemplos de dependencias y las consecuencias que éstas producen en la vida de los hijos. Estas relaciones pueden ser de dos tipos:

  • Hijos dependientes de los padres emocional o económicamente. Específicamente hablamos de hijos adultos en buen estado de salud física y mental, dependientes de sus padres.
  • Padres dependientes de los hijos emocional o financieramente. Como en el punto anterior, padres en buen estado de salud físico y mental, que han impuesto a sus hijos la responsabilidad de sustentarlos, evitándoles tener una vida propia.

Sea cual sea el caso, te mostramos algunas estrategias para superar estas relaciones.

CÓMO EVITAR LAS DEPENDENCIAS ENTRE PADRES E HIJOS.

  • Si tus hijos son menores de edad enséñales desde pequeños los siguientes valores* que les permitirán ser adultos autosuficientes, capaces de solucionar sus problemas y tomar decisiones propias:


    La libertad viene con responsabilidad
    La libertad es algo muy preciado para todos los seres humanos. Todos deseamos ser libres para decir lo que pensamos, vestir como nos plazca, de ir y venir donde queramos. Sin embargo, es importante que los niños entiendan que la libertad no es gratis. La libertad viene con la responsabilidad. Crea conciencia en tus hijos de los de los deberes y enséñales desde pequeños (según su edad), a cooperar en las tareas de la casa. Por ejemplo, si quieren invitar a algún amiguito a casa, pídele a tu hijo (a) que primero ponga orden en su recámara o que ayude a sacar la basura. De esta manera aprenderá que para tener la libertad de invitar a alguien, debe cumplir primero con sus responsabilidades. 
    Estos valores aprendidos en la infancia serán de gran beneficio para los hijos en su vida adulta, ya que no tendrán un ego fuera de control que les haga creer que todo lo merecen.

    El dinero es producto del trabajo. 
    Si los hijos viven en un hogar en abundancia, con vacaciones cada año, ropa de última moda, ¡qué afortunados!, sin embargo, el dinero de ese hogar es producto del trabajo de los padres y no pertenece a los hijos. Éstos últimos tendrán que planear cómo van a mantenerse por ellos mismos cuando sean mayores. 

    Enséñales a “ganarse el dinero”, para que ellos puedan valorarlo (no poniéndolos a trabajar), pero de alguna manera adoctrinándolos a ello. Enséñales a ahorrar su dinero, a cooperar con una insignificante cantidad para comprar algún artefacto de la casa, págales o recompénsalos (de vez en cuando) por una tarea o un trabajo especial que hayan desarrollado en casa. Simplemente abrir su conciencia en esta etapa tan importante de su formación.

    Deja que tus hijos se equivoquen de vez en cuando
    Este aspecto no es fácil, especialmente si estamos hablando de nuestro bebé aprendiendo a caminar, de nuestro pequeño de kínder aprendiendo a abrocharse su zapato, de nuestra niña en la primaria aprendiendo a socializar, de nuestro adolescente aprendiendo a organizar sus trabajos, o de nuestra joven iniciando su vida laboral.
    A veces tenemos que darles el espacio para encontrar la solución a sus problemas por sí mismos. Permíteles sufrir un poco para saltar los obstáculos y superar su frustración. De esta forma que se darán cuenta que son capaces de esto y más.

    Es entonces necesario que tus hijos tomen conciencia de estos principios, ya que no serás eterno (a), o acaso ¿siempre estarás ahí resolviendo todos sus problemas? 

    cómo criar hijos independientes y autosuficientes

  • Si tus hijos son adultos y aún dependen emocional o económicamente de ti, piensa que ambos merecen tener una vida independiente uno del otro.

    Sí, seguramente será un proceso doloroso para tu hijo (a) independizarse ya que no está acostumbrado (a) a ver por sí mismo (a) o a tomar sus propias decisiones. Sin embargo, no es tarde para que tú y tu hijo tengan vidas independientes uno del otro.

    Si piensas que es momento de que tú y tu hijo (a) terminen con esta dependencia, crea un buen ambiente de confianza con él/ella para comunicar tu decisión sin sentir culpabilidad o remordimiento de abandonar a tu hijo. Tenle fe y confianza de que él puede resolver sus problemas y tomar sus decisiones sin necesidad de que lo rescate de cada dificultad.

    Recuerda que tú tienes derecho de tener una vida de la cual puedes disponer si quieres viajar, trabajar, adquirir algún pasatiempo. Una vez que tus hijos son adultos, no es tu responsabilidad mantenerlos o la crianza de tus nietos. Disfruta esta nueva etapa de tu vida.

    como prevenir las dependencias entre padres e hijos

  • Si eres dependiente de tu hijo adulto y le has impuesto la responsabilidad de sustentarte y/o de hacerte feliz, ponte en sus zapatos y permíteles tener una vida. 

    Esta situación se debe a que los padres continúan siendo impositivos, dueños y señores de cualquier situación, manipuladores y sin respeto hacia la vida de sus hijos adultos. Desgraciadamente son los hijos que no se dan su propio valor y los que fomentan este tipo de situaciones no saludables para ninguno de los protagonistas.

    Se dice honrarás a tus padres, mas no “NO MANTENDRÁS” a tus padres. En el Talmud (recopilaciones judaicas sagradas) se dice que una de las peores situaciones que viva un individuo, es depender de su hijo para sobrevivir. ¡Qué triste que un adulto mayor a quien se le ha encomendado crear hijos libres, aproveche de este modo la vida de quien él mismo (a) trajo a este mundo! Y más triste aún que lo ate a él o a (ella). Este punto es delicado, pero aun así los padres deben ser empáticos y respetuosos de la vida de sus hijos.

    Como adultos debemos pensar cómo resolver nuestras vidas durante la vejez. No importa cuántos hijos tengamos (ellos dependen de nosotros, no nosotros de ellos), dejemos el egoísmo y el ego a un lado y pongámonos en los zapatos del hijo “elegido”.
     
    Si eres joven visualiza cómo quieres vivir en tu vejez y prevé para tener una calidad de vida digna. Resuelve esta situación lo antes posible, ya que podría resultar triste para ti, recuerda que tus hijos crecerán y no conoces aún a sus futuras familias, respeta sus vidas y sus espacios.

    Si estás en tu vejez, piensa si a ti te agradaría realizar la carga que has impuesto en tu hijo (s). Recuerda que algún día fuiste joven y también volaste fuera del nido y para ser independiente de tus padres.

    padres dependientes de sus hijos adultos

Respeto y comunicación para una relación 
sana entre padres e hijos

relaciones sanas entre padres e hijos
Foto: Oren Atias en Unsplash

Sea cual sea tu situación o etapa en la que te encuentres, considera que el respeto y la buena comunicación con tus hijos, serán dos elementos clave para una relación sana con éstos.


Autora: Beppin

Edición: Estela Perez

* Referencia: Daring to raise free range kids

2 thoughts on “Cómo evitar las dependencias entre padres e hijos”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: