Posted on Dejar un comentario

¿Cómo afecta el odio a la salud?

En esta ocasión te explicamos cómo afecta el odio a la salud y a la belleza del rostro y qué hacer para evitarlo.

El odio es como un deporte que entre los humanos se practica constantemente. Desde muy pequeñitos, aún antes de hablar, escuchamos en nuestro entorno o el de nuestros padres y conocidos la palabra “odio” y de ahí nosotros comenzamos a practicar este “deporte”: odiando ir al colegio, al profesor, ciertos tipos de comida, de gente o simplemente algo que nos desagrada… “lo odiamos”.

Odiamos automáticamente sin pensar a profundidad por qué o de dónde viene ese sentimiento de rechazo, de repudio hacia tal o cual cosa o persona, e insensatamente lo exponemos y lo seguimos practicando hasta hacernos diestros, como si fuera un deporte o algún instrumento.

Nunca nos detenemos a pensar el ¿por qué? o ¿de dónde proviene ese sentimiento negativo?, ni tratamos de evitarlo, por el contrario, le buscamos y le damos una buena justificación. ¡Ah claro! nosotros debemos de tener la razón y de este modo continuamos la justificación y la práctica de este destructivo deporte.

¿Cómo afecta el odio a la salud de tu cuerpo?

Primeramente,  el odio produce el fruncimiento de tu semblante: las muecas de tu cara, la distorsión en tu rostro que se refleja al pensar o hablar acerca de aquello que te molesta, amén del desorden interno que creaste dentro de tu cuerpo: en tu hígado haciéndolo trabajar innecesariamente por el derrame de bilis, la cual estará transportándose durante un buen rato y si no, quizá todo el día dentro de ti calladamente y provocando la alteración de tu circulación debido al aumento de presión sanguínea.

Al molestarte, ¡tu cerebro envía mensajes de enfado al resto de tu cuerpo!

Recuerda también que tus jugos gástricos serán lo suficientemente ácidos como para causarte daños innecesarios a tu sistema digestivo, el cual, tendrá problemas en su funcionamiento.

Así mismo, estarás contribuyendo al envejecimiento de tu rostro al hacer gestos provocados por este sentimiento tan dañino.

¿Cómo evitar el odio?

Disfruta de tu vida, de tu gente y de tus comidas favoritas y actividades del día sin ningún malestar. Piensa antes de decir “odio tal cosa”, porque ten por seguro que la “tal cosa” ni se enterara de tu enojo, y si el odio, según tú, está dirigido a una persona, pues peor aún, quizá para esa persona no seas importante, o tal vez su objetivo es molestarte a propósito y lo está logrando, ya que tú lo permites al odiar.

Receta contra el odio:

Cuando tengas este negativo sentimiento de odio, envía tu pensamiento hacia esa cosa o persona y sólo repite lo siguiente:

“Que se le haga el bien y a mí también”

Por último, deja de practicar ese destructivo y mal deporte.

Te recomendamos:

  • Cómo darte un masaje shiatsu para relajar el rostro
  • Ejercicios faciales para rejuvenecer el rostro
  • Ejercicios de relajación con el cuello y hombros
  • Hábitos a seguir para el bienestar interno