¿Cómo hacer una rutina de limpieza del rostro?

En esta guía encontrarás cómo crear una rutina de limpieza del rostro adaptada a tu tipo de piel y estilo de vida utilizando ingredientes 100% naturales.

Ten en mente que para ver resultados tienes que tener consistencia en tu rutina y ser paciente. Prevé aproximadamente 6 semanas para empezar a notar la diferencia en tu piel.

¿CUÁL ES TU TIPO DE PIEL?

Antes de aplicar algún producto o tratamiento debes conocer cuál es tu tipo de piel.  Brevemente te explicamos cada uno:

  • PIEL SECA sus secreciones son escasas y no equilibradas.
  • PIEL DESHIDRATADA…sin agua, marchita, seca, árida.
  • PIEL ALÍPICA… sin grasa, sin brillo o tono de piel, desvitalizada, flácida, con apariencia de envejecimiento aún en gente joven.
  • PIEL GRASA SEBORREICA… muestra hipersecreciones grasosas, sin agua.
  • PIEL GRASA DESHIDRATADA…secreciones netamente grasosas (sebo) sin emulgentes*, con aspecto de grasa encapsulada (acné sólido). * Emulgentes son sustancias de la piel que ayudan a mezclarse entre ellas mismas.
  • PIEL  ASFÍCTICA… sus secreciones son de grasa solidificada, es decir existen impurezas internas en los poros cerrados.
  • PIEL NORMAL… sus secreciones son equilibradas tanto en agua como en grasa. Esta piel puede tener una buena emulsificación, una apariencia sana, perfecta, es flexible y con una luminosidad bella.
  • PIEL MIXTA…  la famosa zona *T¨* grasa en la frente, nariz y barba. Con brillo en estas partes del rostro.
  • PIEL DELICADA…esta piel se encuentra en la superficie de flexiones y orbicular de ojos (alrededor del área de los ojos) y debe ser tratada con mucho cuidado por ser una piel de poco grosor.

Sin importar el tipo de piel, edad, o sexo, tu piel puede ser SENSIBLE, delicada, intolerante a medios externos como frío, viento, calor, productos químicos, los cuales pueden causar alergias, escozor, inflamaciones, enrojecimiento, comezones y  alterar el color de la piel.

En ocasiones tu piel puede cambiar de apariencia alterando sus propias  emulsiones epicutáneas a causa de anticonceptivos, antidepresivos u otros medicamentos, cambios hormonales, estados de ánimo,  alimentación, clima y algo que no debes olvidar: el uso de productos químicos.

En nuestro Blog encontrarás una recopilación de recetas caseras de belleza para la piel cuidadosamente seleccionada para estos diferentes tipos de piel. Si tienes dudas envíanos un correo o solicita una consulta personalizada.

¿Cómo hacer una rutina de limpieza del rostro?

Si ya sabes cuál es tu tipo de piel, sigue a diario esta rutina para limpiar, tonificar, humectar y proteger tu cara utilizando ingredientes 100% naturales.

1. Limpieza

Este es el paso más importante de tu rutina de limpieza del rostro, ya que a diario tu piel está expuesta a contaminantes, polvo y cosméticos que deben ser removidos delicadamente.

Lava tu cara diariamente 2 veces al día (por la mañana y por la noche) con agua tibia y para evitar acné, poros tapados y una piel opaca.

Te recomendamos los siguientes limpiadores naturales para la cara:

2. Tonificación y/o nutrición.

La tonificación del rostro consiste en aportar nutrientes adicionales a la piel para balancear su complexión o pH. La especialista Jordana Mattioli señala que “es una manera de agregar ingredientes específicos que no hay en otros productos o agregar una capa que reavive la piel”. Cualquiera que sea el tónico de tu elección debes de buscar que contenga:

  • Agua de rosas o té verde para calmar la irritación, reducir enrojecimiento con un efecto anti-inflamatorio. Aquí un remedio natural con agua de rosas.
  • Té de cualquier tipo con glicerina.
  • Vitamina E para combatir la exposición a radicales libres que pueden envejecer tu piel. Tomada o tópico.
  • Vinagre de manzana (ver receta).
¿Cómo tonificar la piel?

La tonificación se hace después de lavar la cara y antes de colocar cualquier otro producto. Aplica tu tonificador con las manos limpias poniendo unas gotas en tu palma y pasándolo sobre tu rostro. La mayoría de los tonificadores se pueden usar de día y de noche excepto aquellos con ácidos exfoliadores, que se deben aplicar sólo en la noche o cada tercer día. Ve recetas naturales para tonificar la cara.

3. Tratamiento con sérum facial líquido o loción

El sérum facial o suero es un aliado poderoso para la piel ya que contiene una dosis concentrada de ingredientes activos que mitigan diferentes problemas como manchas obscuras o arrugas. Aún si tu piel es sana, necesitas un sérum antioxidante en las mañanas para protegerte de agresores diarios. Busca aquellos que contengan: vitamina C. Come cítricos  o toma vitamina C.

Tip: No mezcles el sérum facial con tu crema humectante puesto que esto reduce la habilidad de absorción. Los productos se deben de aplicar uno a la vez.

4. Humectación

La función principal de un humectante es de hidratar y suavizar la piel previniendo la pérdida de agua en las capas más externas. Así mismo los humectantes te ayudan a complementar los aceites naturales protectores de la piel, como los cerámidos.

Con la edad la piel pierde naturalmente la capacidad de retener humedad, y las actividades diarias como el lavado de la cara, se llevan los hidratantes naturales de la superficie.

¿Qué humectante se adapta mejor a tu tipo de piel?

  • Piel grasosa: Busca una opción basada en agua, ligera y que se absorba rápido, como un gel.
  • Piel normal o mixta: Busca un humectante clásico, un poco más humectante que un gel pero que se absorba bien, como una loción.
  • Piel seca:  Utiliza algún humectante basado en aceite y más pesado que una loción, como crema ó crema suave.
  • Piel sensible o inflamada (pero no propensa a acné): Utiliza un humectante parecido a la crema, como el bálsamo, el cual es bueno para pieles extremadamente secas, pero con una textura pesada.

¿Qué diferencia hay entre la crema de día y crema de noche?

  • Humectante de día:  aquellos que contengan glicerina, ingrediente natural y apto para toda piel, de consistencia ligera. deben contar con protección contra los contaminantes ambientales, antioxidantes para minimizar los radicales libres y protección solar contra radiación ultravioleta. Comúnmente su consistencia es ligera.  agua de rosas + glicerina, aceites naturales,
  • Humectante de noche: te recomendamos utilizar una loción ligera para tonificar la cara.

Ver recetas naturales para humectar o hidratar la piel.

5. Protección solar

Tanto dermatólogos como cosméatras están de acuerdo en que utilizar protector solar es crucial para el cuidado de la piel. La utilización diaria y consistente de protector solar ayuda a prevenir líneas de expresión y arrugas, imperfecciones de textura y cambios en la apariencia de poros con el tiempo. Aún más importante, el uso diario de protector solar ayuda a prevenir la formación de ciertos cánceres de  piel.

Los expertos recomiendan usar diariamente un humectante con SPF de al menos nivel 30.

Existe debate en cuanto a la seguridad de los protectores solares a causa de los ingredientes que éstos contienen y que pueden ser de dos tipos:

  • Químicos como oxybenzonato y octinoxato, que son absorbidos en tu piel para contrarestar el daño causado por los rayos ultravioleta.

Ventaja:  Ligeros y fáciles de aplicar en la piel.

Desventajas:  Puede causar irritaciones en piel sensible. Además, los ingredientes como el oxybenzonato, es posible que estén catalogados con  un alto nivel de riesgo en la Base de Datos Cosmética de la Piel del Grupo de Labor Ambiental.

  • Físicos como dióxido de titanio y óxido de zinc que cubren tu piel y evitan que los rayos UV entren a tu cuerpo.

Ventaja: Poco riesgo de irritación o de salud.

Desventaja: A menudo dejan un tinte blancuzco o gris en la piel, sobre todo en tonos de piel obscuros.

CONSEJO: Utiliza protector solar que contenga una combinación de componentes físicos y químicos, ya que éstos te protegerán de rayos UVA y UVB, sin dejar residuo visible.

¿Cómo aplicar protector solar?

Aplica tu protector solar sobre piel limpia 30 minutos antes de exponerte al sol y antes de aplicar maquillaje. Cuando vayas a la playa aplícalo 30 minutos antes de salir al sol y vuelve a aplicar al menos cada dos horas. Aproximadamente 2 cucharadas soperas de protector solar son suficientes para cubrir tu cara y cuerpo, de las cuales utiliza una porción del tamaño de una moneda pequeña para tu cara.

Conclusión.

En resumen, para cuidar de tu rostro realiza:

  • Diariamente: Limpiezahumectación y protección solar (cara y cuerpo). Además, si tu estilo de vida y tiempo te lo permite, tonifica tu piel y aplica algún sérum facial (después de lavarla y antes de humectarla).
  • Ocasionalmente: Tratamientos con mascarillas (naturales que recomendamos aquí) una vez a la semana máximo, así como exfoliaciones (las cuales debes realizar con mucha precaución para evitar daños a tu piel).

A continuación te invitamos a visitar nuestra recopilación de recetas caseras de belleza

¿Necesitas una consulta personalizada para embellecer tu piel? Infórmate.

¿Pregúntas o comentarios? Contáctanos.


Lecturas recomendadas:

  • Tu bienestar y equilibrio interno se refleja en tu piel.
  • Alimentos para una piel saludable y joven.
A %d blogueros les gusta esto: